Caja de búsqueda
Escribe un comentario

Las cosas que hacen de los médicos personas raras o, por lo menos,  criaturas curiosas, son: la forma de hablar, llena de palabras extrañas y  la forma de escribir, absolutamente ininteligible. Los médicos no llaman a las cosas por su nombre, sino con palabras originarias del griego y del latín. A esto se suma la reciente preferencia por la utilización de siglas.

El otro día un amigo me consultaba su caso en la terraza de un bar mientras tomábamos unos cafés. Y yo pensaba: ¡Qué razón tiene la gente!

Más o menos mi amigo me estaba diciendo…

Últimamente tengo más sueño que de costumbre (y pensaba: hipersomnia de reciente comienzo). Es algo que ya le pasaba a mi madre (y yo: hereditaria de transmisión materna). Lo que me ocurre es que, al poco tiempo de dormirme (en la fase N1 del sueño), comienzan a rechinarme los dientes (bruxismo) y luego comienzo a balbucear palabras (somniloquia), según cuenta mi esposa (presenciadas por un testigo). Ella dice que ronco mucho (dificultad respiratoria)  y se me para la respiración (apneas del sueño), aunque no del todo (hipopneas del sueño) y muevo las piernas mucho (mioclonías nocturnas). Todo esto no evita que sueñe ( fase REM) y te aseguro que son siempre cosas horribles (pesadillas). Pero nunca me ha pasado lo que a Paquito, que se despierta chillando y se pone de pie en la cama empapado en sudor (Terrores nocturnos), ni lo que a mi padre, que dice mi madre que da muchas vueltas en la cama (rolling).

Su mujer le interrumpió para decirme que un día ella se despertó asustada porque no podía moverse (parálisis del sueño); y que su cuñado no puede dormir porque en cuanto se mete en la cama le empiezan a molestar las piernas (síndrome de piernas inquietas).

En eso, oímos un gran golpe y ruido de vasos rotos y vimos al camarero tendido en el suelo. Yo pensé que era un ataque epiléptico, pero cuando nos acercamos el dueño del bar nos di¡o que no tenía importancia, que le pasaba muchas veces, especialmente si le contaban un chiste (cataplejía). Efectivamente, el camarero se recuperó rápidamente, decía que había sido muy fuerte,  que hasta había visto elefantes paseando entre las mesas (alucinaciones hipnagógicas).

¡Tomémonos otro café! –dijeron. Pero yo no quise, tengo un TSDE (Trastorno del Sueño Dependiente de Estimulantes). Así que me fui para casa y me consolé pensando que los médicos no hablamos tan raro, que más raro hablan los profesores de literatura porque, a ver… ¿alguno de vosotros sabe lo que es la paremiología?

Equipo del INVANEP

Escribe tu comentario...
Cancelar
Log in con ( Quieres registrarte ? )
o escribe como invitado
Cargando comentario... The comentario will be refreshed after 00:00.

Sé el primero en comentar.

PIDE UNA CITA

35 años de experiencia nos avalan